• Santiago, 21-01-2020

    Por qué usar Last Planner System

    Para la realización de un proyecto de cualquier tipo, se deben enfrentar una serie de retos complejos -falta de equipos, errores de diseño, atrasos en la provisión de materiales, etc.- que pueden afectar la correcta y oportuna ejecución de la obra.

    Por ello, es fundamental que se consideren recursos y soluciones que permitan un desarrollo productivo, fluido y eficiente en todas las etapas del proyecto en cuestión.

    En ese sentido, utilizar la metodología Last Planner System -perteneciente a la filosofía Lean Management- es una de las mejores alternativas para planificar, gestionar y controlar cada paso requerido para la implementación de cualquier iniciativa.

     

    Last Planner System: gestión integral de proyectos

     

    En términos generales, es un sistema de planificación diseñado por Glenn Ballard y Greg Howell para elaborar un flujo de trabajo predecible, es decir, manejar las variables y reducir las incertidumbres en el diseño y el inicio de proyectos, siendo una de las herramientas más útiles en la aplicación de la filosofía Lean Management.

     

    Su uso resulta imprescindible, ya que de acuerdo con diferentes investigadores, generalmente “la planificación de la obra no considera todas las variables específicas del proyecto, ya que se planifica considerando supuestos con un alto grado de incertidumbre. (...) Esto impide el desarrollo normal de los trabajos y provoca constantes interrupciones, afectando a la productividad de las actividades y al cumplimiento de plazos”.

     

    Para su ejecución, es necesario un plan maestro del proyecto que involucre un grado de detalle que permita su seguimiento y control.

     

    Según este plan, se desprende un programa proyectado y se llevan a cabo revisiones semanales para evaluar las restricciones de las tareas programadas, determinar los responsables de la liberación de dichas restricciones, fiscalizar el cumplimiento de las tareas, y si por alguna razón no se cumplen, estudiar las causas que están afectando los plazos.

     

    Beneficios de utilizar el Sistema Last Planner

     

    Entre sus principales ventajas, se encuentran:

     

    Complementa y enriquece la planificación tradicional

    Las planificaciones tradicionales -basadas en los métodos de ruta crítica- adolecen de un problema: no controlan la variabilidad. En cambio, un sistema en base a Last Planner entrega a la planificación convencional un efectivo componente de control que consiste en transformar "lo que debe hacerse" a "lo que se puede hacer", por medio de formar planes de trabajo semanales.

     

    Integra acciones en diferentes niveles de planificación

    Para el éxito de la metodología Last Planner System se requiere una planificación que integre la participación de diferentes personas, y que ejerzan diferentes roles, en la totalidad del ciclo de vida del proyecto.

    Mediante la determinación de asignaciones y acciones que tengan en cuenta previos compromisos de producción se reduce la incertidumbre en los diferentes niveles que caracteriza el plan.

     

    Mejora la confiabilidad del programa y compromiso

    La integración del medidor de desempeño "Porcentaje del Plan Completado (PPC)" luego de terminar cada semana, permite investigar las razones de los atrasos para poder manejar de mejor forma los resultados en el futuro, aumentando la confiabilidad del programa.

    Por otro lado, la participación de todo el grupo humano en la planificación -personal administrativo, operarios, supervisores, mano de obra, subcontratados, entre otros-, generando hitos y acuerdos, aumenta el nivel de compromiso para evitar situaciones que perjudiquen el desarrollo de las actividades.

     

    Incrementa la fiabilidad en la planificación

    Cuando se consigue un trabajo en equipo que involucre a todos los responsables de las actividades, así como a agentes externos que pueden tener un impacto en la consecución de las tareas, se logra confeccionar un plan que sea más confiable con la realidad y el contexto de la obra.

    Todo lo anterior, redunda en una mayor productividad. De hecho, según estudios de caso, Last Planner mostró resultados de productividad en la obra de hasta un 95%.

    Ahora bien, ¿cómo implementarlo? En la actualidad, las tecnologías de la información (TI) -como software de gestión especializados- ofrecen múltiples funcionalidades en base a la metodología Lean Management. De esta forma, mejoran el desempeño de los proyectos, operando en cualquier ambiente y administrando una gran cantidad de datos.

    o aquí.

     

    Artículo propiedad de GEPRO SpA ©

All Posts
×